PAÍS DE CONTRASTES

PAÍS DE CONTRASTES

Por Gloria Álvarez de Prada MAROC

Almagros y verdes
Verdes soñados y almagros sedientos
Arcillas y savia de clorofila
Valles profundos entre crestas áridas
Sed de siglos y fluir de aguas
Sangre de partos al lado de huertas íntimas
Palmerales supervivientes
Entre sinfonías de rosas profundos.
 
Verdes y más verdes
Diversidad de almagros rojizos
 
Me extraña este paisaje dual
Me atrae este país contradictorio
Me llaman sus minaretes verticales
Me calma su plenitud monótona
Me sorprenden sus llenos desiertos
Doradas dunas de cine
Frente a olvidados pedregales ardientes.
 
Verdes y más verdes
mil y un rojos marroquíes
 
Pequeños pueblos encaramados
sabio camuflaje de casas rosas
roto por omnipresentes parábolas.
burrillos sorteados por todoterrenos
escorpiones entre camellos famélicos
taca-tacas de plástico chillón
al lado de haces de escobas de brezo
aceitunas, granados y tamarindos
cerezas e higos chumbos.
 
Palmeras sedientas
tapiales de los mil y un rosas marraquechíes
 
Fascinante paisanaje paradójico
antigua medina con marcas occidentales
medina francesa de falso sabor auténtico
mercado de mujeres sabias e internet
sanguijuelas, moscas verdes y viagras azules
ebanistas del cedro con celulares nuevos
azulejos artesanales y cochazos importados
bodas medievales en pantallas de plasma.
conviven en el país de los contrastes.
 
Verdes y más verdiazulados
Mil y un tonos rojizos
 
Me fascina este país desdoblado
marroquíes calmados y activos
unos contemplativos y otros de ritmo vivo
tiempo preindustrial y prisas que matan
machos ociosos y hembras agotadas
país con ecos de infancia
paisanaje familiar y lejano
cercanía y exotismo coexistentes.
 
Valles de verdes profundos
Tapiales de tonos rosáceos
 
Me emociona este país hospitalario
casi soy de aquí, aunque sigo siendo de allí
vengo de fuera, pero me adentro
me siento extraña
pero cada vez soy menos extranjera
aquí siento nostalgia del allí
allí siento nostalgia de los amigos de aquí
 
Estrellas y más estrellas verdes
Contrastan sobre rojas banderas
 
Empiezo a estar atada a esta seca tierra
amo esta acogedora y generosa patria
me conmueve esta patria ajena
me duele esta tierra sedienta
me calman estas llanuras inmensas
estas lagunas escondidas y ríos sonoros.
 
Verdes y más cebadas verdes
alturas azulaceas y azulejos a mares.
 
Me exaltan estas azulencas montañas
me acerco a estas miradas oscuras
me hermano con estas pieles morenas
me evocan tonos familiares
sonrisas anchas con brillo de miradas,
pueblos extraños con sabor a infancia
 
Verdes y más oasis verdes
Azules hombres y mujeres azuladas

 

Anuncios